¿Sientes que no puedes hacer nada bien? 11 maneras de darle la vuelta

Cuando sientes que no puedes hacer nada bien, todo el día se siente como un fracaso. Puede ser difícil volver a ponerse de pie cuando los pensamientos negativos persistentes se interponen en su camino.

Piensa en la última vez que te sentiste así. Después de algún tiempo, ¿disminuyó su falta de energía? Recuerde que los sentimientos depresivos no duran para siempre, ya que las emociones actúan como una marea que entra y sale.

Afortunadamente, siempre hay algo que puedes hacer para volver a la acción. Hemos creado una lista de 11 prácticas positivas para cambiar las cosas.

Qué hacer cuando no puedes hacer nada

Si su autoestima se está agotando, es posible que se esté preguntando: “¿Por qué no puedo hacer nada bien?” Es importante que entiendas que tu falta de motivación no es culpa tuya.

Nuestros mundos emocionales pueden ser complejos. A menudo pasamos por etapas de depresión que se sienten inexplicables y difíciles de superar. Entonces, de la nada, nos sentimos mejor de nuevo. Las nubes se despejan, el cielo cambia de gris a azul, y olvidamos que alguna vez llegó la lluvia.

Sin embargo, nuestras responsabilidades no siempre pueden esperar un cambio natural en nuestro estado de ánimo. Si se siente improductivo o incapaz, sepa que no es un reflejo de su carácter y que hay pasos productivos que puede tomar para mejorar su estado de ánimo.

El hecho de que tengas pensamientos como “No puedo hacer nada bien”, no significa que sean ciertos. Puedes aprender a romper con los patrones de pensamientos negativos del pasado. Si sus sentimientos de depresión se prolongan, es posible que desee:

  • Consulte a un terapeuta.
  • Hable con su médico acerca de la medicación.
  • Ábrete a un amigo o familiar para que te apoye.

¿Por qué no puedo hacer nada bien? 11 maneras de darle la vuelta

1. Reorganiza tu espacio.

Cuando se ha sentido deprimido durante algún tiempo, es posible que ya no se sienta cómodo en su habitación o en su hogar. Para los pensadores visuales y las personas con mentalidad estética, el espacio a su alrededor a menudo puede reflejar el estado de su mente.

Cuando esos espacios están en desacuerdo, puede ser difícil hacer algo. Limpiar o reorganizar tu habitación es una pequeña tarea que puede marcar una gran diferencia en tu salud mental.

No solo se sentirá orgulloso de su arduo trabajo, sino que su entorno trabajará a su favor y no en su contra.

2. Conéctate con la naturaleza.

¿Te has levantado de la cama hoy? ¿Cuándo fue la última vez que diste un agradable paseo por tu barrio y sentiste el sol en tu piel?

Puedes combatir los sentimientos de parálisis mental haciendo que tu cuerpo se mueva y conectándote con algo más grande que tú. La belleza de la naturaleza es el tónico perfecto para los sentimientos negativos.

Permítete sentir inspiración y gratitud por la belleza de la naturaleza. No tienes que escalar el Monte Everest, pero una caminata de cinco minutos alrededor de la cuadra puede marcar una gran diferencia.

3. Dúchate.

Nuestros cuerpos hacen mucho por nosotros, incluso cuando sentimos que no podemos hacer nada en absoluto. Cada célula de tu cuerpo está trabajando solo para ti, incluso cuando parece que tu cerebro no está funcionando a plena capacidad.

Las pequeñas acciones, como tomar una ducha o un baño, honran tu cuerpo por las cosas buenas que hace por ti. También puede presionar restablecer después de un día difícil. Después de salir de la ducha, tómate unos momentos para respirar y recuerda lo capaz que eres.

4. Incorpora mantras a tu rutina.

Los pensamientos negativos suelen ser parte de un patrón. Nuestro cerebro se acostumbra al diálogo interno negativo, lo internaliza y luego comienza a sentirse como la realidad. Si continúa creyendo que es un fracaso o que no puede hacer nada bien, podría convertirse en una profecía autocumplida.

Es importante recordar que esos pensamientos autodestructivos existen solo como productos poco confiables de su conciencia. La meditación y la repetición de mantras o afirmaciones pueden conectarte con el momento presente y reconfigurar tu cerebro para responder a las emociones negativas con pensamientos más positivos.

5. Hágase preguntas.

¿Sientes que la única pregunta que puedes hacerte en este momento es: “¿Por qué no puedo hacer nada?” Intenta darle la vuelta a esa pregunta y reformularla de una manera más positiva.

En lugar de asumir que no puede hacer nada, pregúntese: “¿Qué es lo que puedo hacer ahora mismo que me haría sentir mejor?” Su respuesta podría ser salir a caminar o tomar un helado, ¡depende totalmente de usted!

O tal vez estés pensando: “Siento que no puedo hacer nada bien”. Cambia ese pensamiento a “¿Cuáles son algunas de las cosas que he hecho bien?” Recuérdese esas cosas y escríbalas en un diario para recordarlas.

Más artículos relacionados:

12 de los valores más importantes para vivir

21 cosas que puedes hacer solo para relajarte y recargar energías

La lista definitiva de hábitos: 175 acciones positivas para ser mejor

12 de los peores rasgos de personalidad negativos que son verdaderamente desagradables

6. Reformule su lista de tareas pendientes.

Cuando te sientes mal contigo mismo o atascado, tu lista de tareas sigue ahí esperándote. Las tareas pueden acumularse con el tiempo y sentirse abrumadoras sin importar cuán pequeñas sean.

Reconsidere cómo aborda estas tareas. Si no eres bueno con las rutinas, no hagas una. Simplemente elija una cosa de su lista cada día y encuentre una hora en el día para hacerlo.

Divida las tareas en acciones pequeñas y manejables que aún lo hagan sentir productivo pero que no lo exijan demasiado.

Permítete ser flexible y seguir la corriente. No seas tan duro contigo mismo acerca de cuándo haces las cosas o cuánto logras. Una acción útil es mejor que ninguna.

7. Pídele ayuda a un amigo.

Si sientes que no puedes hacer nada, está bien. No tienes que hacerlo todo tú solo. No hay vergüenza en pedirle a un amigo que te aligere la carga. Para eso están los amigos.

¡Consigue la ayuda de un amigo y tu tarea se volverá más divertida! El tiempo que lleva completarlo se reducirá a la mitad, mientras tú y tu amigo se divierten y se hacen reír.

8. Ir de viaje.

Nada se reinicia en unas pocas semanas difíciles como salir de la ciudad. Cuando sientas que no puedes hacer nada bien, da un paso atrás e inclínate hacia un descanso mental y emocional.

Haga una escapada de fin de semana y disfrute de una nueva experiencia divertida. Tu productividad no determina tu valor, y mereces darte un capricho pase lo que pase.

9. Establezca metas pequeñas.

Cuanto más grande es la tarea, más desalentadora se siente y más paralizado puede llegar a estar. Si ya está en una rutina, no establezca sus propias expectativas demasiado altas.

Divide tus metas más grandes en metas más pequeñas y manejables. Además, de esta manera tienes más hitos que celebrar.

Cada objetivo que completa es otro que puede tachar de su lista, y tachar cosas de las listas es una de las alegrías simples de la vida.

10. Recompénsate a ti mismo.

¡Lo hiciste! Te levantaste de la cama hoy, eso es asombroso. Celebre con una agradable y elegante taza de té. Terminaste una tarea que habías estado postergando. ¡Eso es increíble!

Puede ser muy difícil superar esa ansiedad, así que siéntete orgulloso de ti mismo. Te mereces un regalo. Recompensarte por tareas pequeñas no es una tontería, es motivador. A tu cerebro le encantan las recompensas, y hacer algo bueno por tu cerebro te ayudará a sentirte mejor.

11. No hagas nada.

Así que no puedes hacer nada. Esta bien. Nos enseñan que la falta de motivación y la baja productividad siempre son malas. Pero a menudo es una llamada para descansar. A veces tu cuerpo solo necesita un descanso.

Si siente que está cometiendo muchos errores y haciendo las cosas mal, podría ser una señal de que no está bien descansado o que el estrés está afectando su concentración y enfoque.

No tiene nada de malo escuchar a tu cuerpo y darle el descanso que necesita. Ve a tomar una siesta o descansa frente al televisor. Son pequeñas alegrías que nos pueden ayudar a resetear.

Cuando no pueda hacer nada bien, intente una de estas acciones.

Todos nos sentimos atrapados a veces. Salir de una rutina que se refuerza a sí misma nunca es una tarea fácil, y muchas personas dan por sentado lo aterradora que puede sentirse la incapacidad.

Eres más fuerte y más capaz de lo que crees, incluso ahora mismo. Haz un balance de dónde estás y sé más indulgente contigo mismo. Ya sea que salga a caminar o llame a un amigo, estos pequeños pasos marcarán una gran diferencia.

Comprométete a probar un par de ellos cuando tu vida se sienta estancada y no estés en tu mejor momento. El simple hecho de realizar una de estas acciones demuestra que puedes hacer algo, incluso si es algo pequeño. Construya sobre eso y deje que el impulso lo lleve hacia adelante hasta que sus emociones lo sigan.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.