¿Que pasa conmigo? 9 formas de rectificarlo

¿Alguna vez has tenido uno de esos días en los que parece que todo va mal?

Tendemos a culparnos a nosotros mismos durante estos momentos y nos encontramos pensando: “¿Me pasa algo?”

La respuesta es no, y no estás solo en estos sentimientos.

Todo el mundo experimenta pensamientos contraproducentes de vez en cuando.

Si bien estos pensamientos tienden a sentirse como un agujero negro, puedes salir de la oscuridad y reconocer que estás bien tal como eres.

¿Qué me pasa? ¿Por qué me siento así?

No es ningún secreto: la vida se pone difícil a veces.

Cuando lo hace, tendemos a sentirnos deprimidos y participar en un diálogo interno improductivo. Podemos ser nuestros peores críticos y creer que todo es culpa nuestra.

Comprender por qué piensa de esta manera puede ayudarlo a tomar las medidas necesarias para cambiar su autopercepción.

Estas son algunas de las razones más comunes por las que sientes que algo anda mal contigo.

1. Estás sobrecargado de trabajo

Si asume demasiadas responsabilidades, la reacción natural es sentirse abrumado. El exceso de trabajo tiende a disminuir su energía y motivación.

Cuando tenemos poca energía y nos sentimos agotados, es más probable que participemos en diálogos internos negativos y pensamientos de que no estamos a la altura.

Si siente que su plato está lleno y nota que se siente abrumado, preste atención. Date un descanso para recargar energías y es probable que tus pensamientos contraproducentes se dispersen.

2. El perfeccionismo es sacar lo mejor de ti

El perfeccionismo es una pendiente resbaladiza. Todos queremos ser la mejor versión de nosotros mismos, pero a veces puedes esforzarte demasiado para hacerlo bien.

Nos castigamos por no hacer todo a la perfección y pensamos que algo anda mal cuando nos quedamos cortos. No te apegues a estándares imposibles. Recuerda, eres humano y es natural cometer errores. De hecho, los errores te ayudan a aprender y crecer.

3. Te comparas con los demás

La hierba siempre es más verde del otro lado. Cuando nos comparamos con los demás, miramos sus vidas con lentes color de rosa.

No importa cuán bien se vean por fuera, todos tienen sus batallas y lidian con las dudas. En la era digital, es fácil mirar las redes sociales de alguien y asumir que su vida es perfecta.

Recuerda, las personas solo muestran lo que quieren que veas, lo que rara vez incluye las cosas desagradables que suceden detrás de escena.

4. Te sientes insatisfecho

Trabajar en un trabajo insatisfactorio o estar en relaciones insatisfactorias hace que todos se sientan fuera de lugar. Si no estás donde quieres estar, tiendes a creer que el problema eres tú y no tu entorno.

Mira a tu alrededor y piensa en tu vida. ¿Te hace sentir bien o ves áreas que necesitan una mejora seria? Si la respuesta es sí, tome medidas para mejorar su vida, y es probable que comience a sentir que no le pasa nada.

5. Estás solo

Los humanos son criaturas increíblemente sociales. Necesitamos que otras personas se sientan realizadas y felices. Incluso los hogareños introvertidos requieren interacción social.

La soledad conduce al aislamiento e incluso a la depresión que nos hace sentir mal con nosotros mismos. Si no estás socializando, es fácil sentir que algo anda mal contigo.

Conocer gente nueva es una excelente manera de construir su círculo social y reducir los sentimientos de soledad.

¿Qué está mal conmigo? 9 acciones a tomar cuando te sientes así

Todo el mundo se siente mal de vez en cuando, pero estamos aquí para decirle que no hay nada “malo” en usted. Puede ser difícil convencerse de esta verdad cuando experimenta estas emociones.

Pero existen algunas estrategias comprobadas para ayudarlo a verse a sí mismo bajo una nueva luz y reconocer cuán bien está.

1. Date un descanso

A veces, cuando estamos sobrecargados de trabajo y estresados, nuestro sentido del yo sufre. No nos sentimos bien con nosotros mismos y empezamos a dudar de nuestra autoestima. Empezamos a pensar en cosas que podríamos haber hecho de manera diferente o que todavía necesitamos hacer.

A veces, lo mejor que puedes hacer cuando te encuentras preguntándote: “¿Tengo algo malo?” es tomar un descanso. Ya sea una vuelta a la manzana o respiraciones profundas, estos momentos son esenciales para nuestra salud mental.

2. Practica la gratitud

Cuando nos sentimos deprimidos, nos enfocamos en lo que nos falta y en todo lo que no tenemos. Practicar la gratitud es una de las mejores maneras de cambiar nuestra mentalidad a una de positividad y abundancia.

La gratitud nos ayuda a ponernos a tierra y nos recuerda lo dignos que somos. Practicar la gratitud todos los días puede limitar los pensamientos de duda. También ayuda a romper nuestros pensamientos negativos cíclicos. Puedes comenzar cada día nombrando tres cosas por las que estás agradecido.

3. Recuerda que el sentimiento pasará

Siempre que te sorprendas pensando: “¿Por qué me siento así?” lo mejor es recordar que esta es tu ansiedad hablando. La ansiedad te hace asumir que tus sentimientos son permanentes y nunca mejorarán. Recupere su poder y recuerde que la sensación pasará como siempre lo ha hecho.

A veces, cuando nos vemos atrapados en un diálogo interno negativo, nos resulta difícil volver al centro. En estos momentos, recuerda la impermanencia de nuestros pensamientos y sentimientos.

4. Practica una meditación rápida

La meditación es una de las mejores cosas que puedes hacer cuando te preguntas qué te pasa. La respiración profunda y lenta le indica al sistema nervioso parasimpático que lo calme. También ayuda a ralentizar la mente y reducir los pensamientos negativos.

La meditación regular es una excelente herramienta para mantenerse presente y positivo. Hacerlo una práctica puede anular los pensamientos de que algo no está bien contigo.

Puede encontrar fácilmente una meditación rápida en línea o en su teléfono inteligente para que pueda meditar desde casi cualquier lugar.

5. Sea compasivo con usted mismo

Podemos ser nuestro propio peor enemigo. Nuestro diálogo interno durante los puntos bajos bordea el autoabuso. No es como le hablarías a tus amigos y seres queridos, así que ¿por qué hablarte a ti mismo de esta manera?

Si diésemos un paso atrás y escucháramos lo que nos decimos a nosotros mismos cuando nos sentimos deprimidos, estaríamos horrorizados.

Trata de imaginar lo que le dirías a un amigo si expresara sentimientos similares sobre sí mismo. Anímate y asegúrate de tu grandeza y logros.

6. Llame a un ser querido

Comuníquese con un amigo si tiene dificultades para salir de un espacio mental negativo y siente que algo anda mal con usted.

A veces, hablar con alguien que nos importa es suficiente para salir de este espacio. Expresar nuestros sentimientos en voz alta a otra persona también nos ayuda a reconocer cuán falsos son los sentimientos.

Nuestros seres queridos también nos ayudan a asegurarnos de que no nos pasa nada malo y que simplemente estamos atrapados en sentimientos negativos.

7. Practica afirmaciones

Las afirmaciones son una herramienta poderosa para desarrollar su confianza y autoestima. Si practicas las afirmaciones positivas, será menos probable que caigas en la desesperación, creyendo que algo anda mal contigo.

Encuentre una buena lista de afirmaciones positivas y elija aquellas que resuenen con usted. Cuando tengas dudas, repite las afirmaciones que te den una sensación de paz y autoaceptación.

8. Practica el amor propio

A veces, el peso de nuestros horarios agitados saca lo mejor de nosotros. Equilibramos el trabajo, la familia, las tareas del hogar y los eventos sociales, y nuestro cuidado personal termina en un segundo plano.

El amor propio y el cuidado personal son cruciales para promover sentimientos de dignidad. Haga que el amor propio y el cuidado personal sean una prioridad si con frecuencia se siente mal consigo mismo. Es tan simple como tomarse de 10 a 15 minutos para estirarse y respirar o disfrutar de una taza de té con el teléfono en silencio.

Recuerda, no estás solo

Todo el mundo tiene un diálogo interno negativo en algún momento todos los días. Todos tenemos muchos más pensamientos negativos que positivos. Podemos pensar que hemos superado determinados patrones de pensamiento derrotados solo para que surjan de nuevo cuando nos sentimos deprimidos.

Cuando te encuentres reflexionando sobre lo que te pasa, recuerda que no estás solo con estos sentimientos.

No hay nada malo contigo, y estos sentimientos pasarán. Pero es reconfortante saber que otras personas experimentan este tipo de pensamientos, incluso personas que crees que lo tienen todo.

Si piensas con frecuencia: “¿Qué me pasa? ¿Por qué soy así?” – mantenga esta lista de estrategias a mano. Recuerda darte un respiro y ser amable contigo mismo en estos momentos.

La respiración profunda, la meditación, la gratitud y llegar a los amigos son acciones simples. Cuando los practiques con regularidad, notarás que sientes que hay más cosas buenas contigo que cosas malas.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.