Falta de habilidades sociales y 20 conceptos básicos que necesita

Uno de mis primeros recuerdos es uno cuando tenía unos cinco años, almorzando el domingo con mi hermana y mi madre.

Todos estábamos vestidos para ir a la iglesia y, después, mi mamá nos había llevado a un restaurante de “manteles blancos”.

Nos estaba enseñando a cortar la carne, sujetando correctamente el tenedor y el cuchillo, cambiando de manos con el tenedor después de cortar y colocando el cuchillo a un lado del plato, una serie de movimientos bastante complicados para un niño.

Debe haber habido otras lecciones de etiqueta en ese momento, porque durante el almuerzo, una mujer que estaba comiendo en el restaurante se acercó a mi madre y le dijo: “Tus hijos son muy educados. Debes estar orgulloso de ellos”.

Recuerdo vívidamente la expresión de placer y orgullo de mi mamá.

Nuestro comportamiento cortés me impresionó, y el almuerzo dejó una impresión indeleble en mí. A la gente le gusta la cortesía.

Tener buenos modales y habilidades sociales se siente bien y hace que los demás respondan positivamente.

Tuve la suerte de tener padres que valoraban mucho las habilidades sociales y los modales.

Por supuesto, me crié en el sur, por lo que los buenos modales se vieron reforzados simplemente por la naturaleza de ser sureño. Incluso como mujer adulta, todavía me encuentro diciendo: “Sí, señora” o “Sí, señor” a personas unos años mayores que yo. Los viejos hábitos tardan en morir.

Pero no importa dónde creciste o cómo te criaron en relación con las gracias sociales. Tener buenas habilidades sociales te dará una ventaja en tu vida personal y profesional.

Incluso si nunca tuvo capacitación o modelos a seguir, nunca es demasiado tarde para aprender nuevos hábitos y modales.

Si te faltan habilidades sociales, aquí hay una lista de 20 habilidades básicas que debes dominar:

1. Saluda a alguien correctamente.

Cuando saludes a alguien nuevo, o incluso a un conocido o amigo, míralo a los ojos, sonríe y ofrece un firme apretón de manos o un abrazo (a alguien que conoces bien).

Si estás sentado cuando alguien entra a saludarte, levántate para saludarlo y ofrecerle un asiento.

2. Ingrese a una habitación con atención plena.

Cuando entres en una habitación, sé consciente de lo que sucede cuando entras. No entre ruidosamente ni golpee la puerta.

Si ingresa a una reunión o grupo de personas, entre en silencio y espere a que termine la conversación antes de hablar. Si llega tarde, discúlpese por llegar tarde e interrumpir.

Incluso cuando ingrese a su hogar o se mueva de una habitación a otra, esté atento a las personas que comparten el espacio con usted.

3. Discúlpese cuidadosamente.

Cuando necesite excusarse de una conversación, una reunión o la cena, espere hasta que haya una pausa en la conversación y luego diga: “Por favor, disculpe, necesito alejarme por un momento”. Si tiene la intención de regresar, agregue “Vuelvo en unos minutos”.

4. Cuando alguien le haga un cumplido, recíbalo amablemente diciendo: “Muchas gracias. Qué amable de tu parte decir eso.

No desvíes el cumplido, incluso si crees que no es verdad o te sientes incómodo con los cumplidos.

Rechazar o desviar un cumplido hace que el que lo hace se sienta mal y es descortés.

5. Recibir una crítica con madurez.

Cuando reciba una crítica, ya sea constructiva o no, no responda a la defensiva.

Más bien, respire hondo si es necesario y agradézcale a la persona por avisarle.

Si crees que la crítica es injustificada y no puedes agradecérsela, simplemente di algo como “Agradezco que lo compartas y lo tomaré en cuenta”.

6. Tenga conciencia del nivel de voz.

¿Alguna vez has estado cerca de alguien que no parece darse cuenta de lo fuerte que está hablando?

¿O ha tenido problemas con alguien que habla tan bajo que tiene que inclinarse hacia su espacio personal para escucharlo?

Aprender a hablar en un tono de voz confiado pero apropiadamente modulado es necesario para situaciones comerciales, sociales y públicas. Tu familia también lo apreciará.

7. Sea un buen invitado.

Cuando sea un invitado en una fiesta, un restaurante o la casa de alguien, muestre gestos apropiados de aprecio por su hospitalidad.

Cuando llegue por primera vez, dígale al anfitrión: “Muchas gracias por incluirme esta noche. He estado esperando esto”.

Cuando te vayas, di algo como “No puedo decirte cuánto lo disfruté. Muchas gracias por recibirme y por su hospitalidad.”

Si usted es un invitado en la casa de alguien para una fiesta o para pasar la noche, lleve al anfitrión un pequeño regalo como gesto de agradecimiento. Siempre escriba una nota de agradecimiento después del evento.

8. Haz una presentación adecuada.

Cuando presente a dos personas, hable primero con la persona a la que desea honrar o con la persona mayor del grupo.

Por ejemplo, si le está presentando a un amigo a su jefe, diríjase a su jefe y dígale: “Sr. Smith, me gustaría presentarles a mi amigo John”.

Mire primero a la persona con la que está hablando y, mientras hace la presentación, dirija su atención a la persona que está presentando.

9. Inicie una conversación cómodamente.

Después de hacer una presentación, ayude a iniciar una conversación presentando un tema que las dos personas tengan en común o mencione una situación o evento del que todos puedan hablar.

Publicación relacionada: 59 temas de inicio de conversación

10. Haz una interrupción necesaria.

Si dos o más personas están hablando, pero necesita interrumpir por algo importante, párese cerca de la persona con la que necesita hablar y espere un momento o dos para que lo reconozca.

Si no lo hace, tóquele suavemente el hombro o el brazo y diga: “Disculpe la interrupción, pero necesito hablar con usted brevemente”.

11. Pide disculpas con sinceridad.

Si cometió un error u ofendió a alguien, ofrezca una disculpa sincera lo más rápido posible.

Trate de hacer esto en persona, pero si eso no es posible, hágalo por teléfono, pero nunca por mensaje de texto o correo electrónico.

Mire a la persona a los ojos, reconozca su ofensa, discúlpese sin excusas y ofrezca hacer las paces si es necesario.

Por ejemplo, “Mary, nunca debí compartir la información personal que me diste. Me equivoqué y lo siento mucho. Prometo que no volverá a suceder y me aseguraré de que la información no vaya más allá”.

12. Use la etiqueta apropiada del teléfono celular.

Cuando esté en una reunión, comiendo con otras personas, en un evento público o conversando con un amigo, apague su teléfono celular.

Si es absolutamente necesario mantenerlo encendido para una emergencia o situación urgente (sus hijos, esperando una llamada muy importante, etc.), entonces póngalo en silencio y dígales a los que lo rodean que lo siente, pero que debe dejar su llame por teléfono “porque necesito asegurarme de que mis hijos lleguen a casa sanos y salvos” o “Estoy esperando a que el médico vuelva a llamar”.

Cuando esté hablando por teléfono en un lugar público (en un autobús, en la sala de espera del aeropuerto, etc.), tenga en cuenta que los demás a su alrededor no quieren escuchar su conversación en voz alta. Camine una distancia y hable en voz baja. Baje su tono de llamada.

13. Usa modales básicos en la mesa.

Pon tu servilleta en tu regazo. Espere a que todos estén servidos antes de comer, y espere a que la anfitriona o el que preparó la comida coman primero.

Mantén tus codos fuera de la mesa. Quítate el sombrero. Mastique con la boca cerrada. Come despacio y en silencio.

Pida que le pasen algo en lugar de cruzarse con alguien.

Si no está seguro de cómo usar los utensilios correctamente, Lee esto. Asegúrese de disculparse antes de levantarse de la mesa y decir gracias. Limpie su propio plato.

14. Aprenda la etiqueta del correo electrónico y las redes sociales.

Cuando ponga algo por escrito en un correo electrónico o en las redes sociales, nunca escriba algo que no le gustaría que su madre o sus hijos leyeran.

Mantenga los mensajes breves y recuerde que las personas no pueden leer su tono de voz en un correo electrónico, así que no use sarcasmo ni comentarios subidos de tono.

Usa la gramática y la puntuación adecuadas, y lee tus palabras antes de presionar enviar o publicar.

No envíe nada cuando se sienta enojado; espere hasta que se calme.

15. Recuerda los modales pasados ​​de moda.

Siempre diga “Por favor” y “Gracias”.

Ya seas hombre o mujer, sujeta la puerta para que alguien se acerque al mismo tiempo que tú.

Ofrezca su asiento a una persona mayor, a una embarazada o a una persona con discapacidad, si no hay otros asientos disponibles.

A los hombres, a muchas mujeres todavía les gusta cuando les sostienes la puerta, abres la puerta del auto o caminas afuera cuando estás en la calle.

Empuje su silla debajo de la mesa después de cenar. Responder a las invitaciones de manera oportuna.

Asegúrese de que su amigo o su cita entren por la puerta antes de irse. Mostrar especial respeto a las personas mayores. Vístete apropiadamente para la ocasión.

16. Sea cortés con la gente de servicio.

Nada revela más los malos modales que ser grosero o desdeñoso con el personal de servicio, como el mesero, el portero, el empleado de la tienda de comestibles, etc.

Trate a las personas que lo atienden con amabilidad y respeto, y muestre aprecio por sus esfuerzos.

Si su servicio o algo que te están sirviendo no está a la altura, comunícaselo con calma y sin enojo ni sarcasmo.

17. Comparte el espacio armoniosamente.

Si comparte un espacio de oficina o vivienda con alguien, tenga en cuenta su presencia y sus sensibilidades.

Elimina el desorden de los espacios compartidos. Limpia después de ti mismo. No monopolices una habitación, la única televisión o un baño compartido.

No invite a personas a su espacio compartido sin notificar a la otra persona.

Tenga en cuenta los patrones de sueño de la otra persona y no haga ruido si se queda despierto más tarde o se levanta más temprano que la otra persona.

No pidas prestado sin preguntar. No curiosees. Manten tu voz baja.

18. Tener conciencia del tiempo.

La tardanza constante es de mala educación y permite que los demás sepan que no te importa lo suficiente su tiempo como para ser puntual.

Si llega tarde, llame o envíe un mensaje de texto a quienes lo esperan para informarles.

Es mejor planificar con anticipación el tráfico u otros posibles retrasos. Salga temprano, incluso si llega temprano y debe esperar.

19. Sé consciente de tus estados de ánimo.

Sea consciente de su propio estado de ánimo antes de unirse a una reunión de personas. No contagie al grupo con su ira o frustración por algo.

Nunca le des el tratamiento del silencio, no hagas pucheros, no te pongas de mal humor ni trates de llamar la atención sobre tu mal humor de forma intencionada.

Si se siente tan mal que no puede controlar sus emociones, discúlpese del grupo y váyase.

Ponga la dinámica de grupo por delante de sus sentimientos.

20. Emplear “La regla de oro”.

Trata a los demás como quieres que te traten a ti, simple y llanamente.

Las buenas habilidades sociales y los buenos modales reflejan buen carácter, autoestima y respeto por los demás. Si no tiene estas habilidades, tómese el tiempo para aprenderlas.

No solo te sentirás mejor contigo mismo, más confiado y seguro de ti mismo, sino que también verás un cambio en la forma en que los demás te responden.

Las habilidades sociales sólidas pueden decidir quién obtiene el trabajo, quién obtiene la promoción, quién obtiene la fecha y quién recibe la invitación de regreso.

Nunca puedes equivocarte al tener estas habilidades, ¡pero ciertamente puedes perder muchas oportunidades si no las tienes!

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.