Cómo no ser arrogante (13 maneras de dejar de actuar como un imbécil)

¿Alguien se ha quejado recientemente de que eres arrogante?

La noticia puede haberte dolido porque te percibes a ti mismo como una persona agradable.

Probablemente tuviste una reacción instintiva al rechazar la retroalimentación, pero no podías descartarla por completo.

Después de reflexionar más, reconociste que podrías tener tendencias arrogantes.

Quizás se pregunte cómo cambia su actitud arrogante.

No te preocupes.

Tu nuevo nivel de autoconciencia te permitirá aprender a ser menos arrogante.

¿Qué es la arrogancia y en qué se diferencia de la confianza?

La gente a veces confunde la confianza con la arrogancia, pero son diferentes. En su mayor parte, la confianza es un rasgo positivo, mientras que la arrogancia es ampliamente vista como un rasgo negativo.

La arrogancia surge de sentimientos exagerados de competencia, superioridad e importancia. Las personas arrogantes carecen de humildad.

Una persona arrogante puede tener algunas razones válidas para sentirse importante y digna, pero son insuficientes para justificar la idea de que sabe más en todas las situaciones.

La confianza proviene principalmente de la experiencia.

Una persona segura reconoce su experiencia o habilidad para aprender sobre la marcha. La confianza ayuda a una persona a sentirse capaz de tener éxito en situaciones nuevas.

¿Cómo se comporta una persona arrogante en comparación con una persona segura de sí misma?

  • Una persona arrogante descarta las opiniones o consejos de los demás.
  • Una persona segura de sí misma acepta que otros puedan tener algo de valor que ofrecer.
  • Las personas arrogantes a menudo buscan atención para validar sus egos.
  • Las personas seguras de sí mismas solo pueden buscar atención cuando la necesitan, no como una forma de sentirse bien.
  • Una persona arrogante se jacta y se jacta de sus habilidades y logros.
  • Una persona segura de sí misma habla sobre el éxito personal en los momentos apropiados.
  • Una persona arrogante nunca le da crédito a otras personas.
  • Una persona segura da crédito cuando es debido.
  • Una persona arrogante siempre se siente fundamentalmente insegura pero nunca lo admitiría.
  • Una persona segura, por definición, tiene pocas inseguridades.

En general, se sabe que las personas arrogantes discuten y nunca reconocen los errores. Se ven a sí mismos como siempre correctos, lo cual es imposible.

Las personas confiadas pueden discutir cuando sienten que su posición está justificada.

Sin embargo, frente a evidencia razonable, una persona confiada aceptará puntos de vista alternativos o admitirá un error.

¿De qué es la arrogancia un signo?

Tanto las experiencias de vida como los rasgos de personalidad inherentes pueden inspirar un comportamiento arrogante.

Las fuerzas culturales contribuyen al recompensar a las personas que no retroceden en una discusión y hablan mal de sus supuestos enemigos. La cultura estadounidense, en particular, valora estos rasgos debido a su estructura hipercompetitiva.

Aun así, la arrogancia no garantiza el éxito y suele ser una máscara para las deficiencias personales.

El comportamiento arrogante puede indicar que alguien:

La arrogancia existe en un espectro. Algunas personas son extremadamente arrogantes y es posible que nunca acepten que tienen defectos.

Otras personas exhiben un comportamiento arrogante y pueden darse cuenta de que podrían mejorar la forma en que tratan a otras personas.

Investigadores de psicología de la Universidad de Missouri identificaron tres niveles de arrogancia.

  • Su espectro comienza con arrogancia individual basado en la suposición de rasgos y talentos personales superiores independientemente de la realidad.
  • Próximo, arrogancia comparativa describe la supuesta superioridad de una persona sobre otras personas.
  • Con arrogancia antagónica, esta creencia en la superioridad personal se traduce en menospreciar a otras personas.

Otros psicólogos llegaron a la conclusión de que las personas arrogantes siempre buscan formas de obtener una ventaja sobre los demás porque tratan todo como una competencia.

Esta posición los hace propensos a las discusiones porque sus motivaciones siempre los llevan a anotar una victoria.

Cómo no ser arrogante: 13 lecciones esenciales

Si desea trabajar para volverse menos arrogante o asegurarse de no adoptar comportamientos arrogantes sin saberlo, siga leyendo para aprender cómo ser una persona más respetuosa y segura.

1. Piense en argumentos pasados

Si eres propenso a la arrogancia, con frecuencia discutes porque quieres que el mundo sepa cuánta razón tienes.

Al considerar disputas recientes, pregúntese si consideró los méritos del punto de vista opuesto. ¿Puedes siquiera recordar lo que dijo la otra persona?

Este ejercicio puede ayudarte a darte cuenta de cómo te cierras a la nueva información. Piense en cómo este comportamiento limita sus oportunidades de aprender y crecer.

2. Pregúntese si la gente parece desconectarse de usted

¿Las personas actúan como si valorasen lo que tienes que decir? ¿O suspiran y se alejan de tu presencia lo antes posible?

Solo las personas atrapadas en una situación, como el lugar de trabajo o la familia, soportan un comportamiento arrogante durante mucho tiempo. Otras personas se dedicarán a evitarte.

Tu arrogancia se basa en un deseo inflado de aprobación y admiración, pero tiene el efecto contrario. Alejarás a las personas serviciales y auténticas y solo atraerás a las personas dañadas que admiran tu mal comportamiento.

3. Reflexiona sobre tu educación

La arrogancia no es rara entre los humanos. Nuestras necesidades psicológicas básicas de aceptación pueden ir demasiado lejos. Podrían inspirar un comportamiento arrogante que intente forzar su genialidad percibida en el mundo.

Es posible que hayas aprendido la arrogancia de tus padres u otros miembros de la familia. Si creciste siendo humillado por aquellos cercanos a ti, entonces aprendiste que así es como las personas afirman su dominio.

Deshacer comportamientos interiorizados durante la infancia y la adolescencia requiere un esfuerzo decidido y constante. Los hábitos se han arraigado en tu personalidad.

La motivación para cambiar puede provenir de tus recuerdos de lo incómodo e infeliz que te hicieron sentir los miembros arrogantes de tu familia cuando eras niño.

4. Pregúntese por qué necesita tener razón

Tener razón cuando los hechos están de tu lado es una cosa. Tener razón solo porque insiste en ello en ausencia de evidencia que lo respalde es simplemente deshonesto.

¿De verdad crees que alguien puede tener razón sobre todas las cosas en todo momento? Como eso es imposible, tienes que aceptar que a veces juzgarás mal las cosas o cometerás errores.

Puede ser que tengas miedo de que los demás te vean como inferior. ¿Por qué tienes tanto miedo? ¿Quieres que tu miedo controle toda tu vida?

5. Aprende a reconocer tus inseguridades

Todo el mundo tiene inseguridades, pero la gente arrogante trata de disolverlas en fantasías de total competencia e infalibilidad.

Puedes convertirte en una persona mejor y más feliz al reconocer tus inseguridades en lugar de ahogarlas en un lago de negación.

Puedes superar algunas inseguridades y otras puedes aprender a aceptarlas y convivir con ellas.

6. Considere los beneficios de no ser arrogante

Existe la posibilidad de que experimentes más éxito y felicidad si la gente tuviera una opinión favorable de ti.

El comportamiento arrogante aleja a la mayoría de las personas, lo que significa que estás alejando a las personas que podrían convertirse en aliados o amigos.

7. Practica ser más humilde

Una persona arrogante naturalmente ve la humildad con desdén. Podrías pensar que actuar con humildad te hará parecer débil. Una actitud humilde, sin embargo, te librará de la arrogancia. Los psicólogos dicen que humildad viene de:

  • Sentirse seguro de su identidad
  • Ser honesto contigo mismo
  • Aceptar nueva información
  • pensando en los demás
  • Ver a las personas como iguales

Imagina cómo cultivar estos comportamientos podría desentrañar tus hábitos arrogantes.

8. Invita a otros a compartir sus ideas

En lugar de descartar la posibilidad de que otra persona tenga algo valioso que ofrecer, intente pedir su opinión. Puede que te sorprenda lo que aprendas.

Al tomar la decisión consciente de pedirle ideas a alguien, combate su tendencia arrogante a evitar todas las opiniones externas.

9. Busque oportunidades para felicitar a las personas

Fíjese el objetivo de decir algo agradable a las personas varias veces a la semana. Este ejercicio lo entrenará para pensar en términos más positivos.

Tu arrogancia te ha hecho ver a los demás como inferiores, y al cerebro le gusta viajar por caminos trillados.

Algunas palabras amables para los demás de vez en cuando ayudan a las personas a mejorar sus opiniones sobre usted.

10. Tómese el tiempo para reflexionar sobre su día y revisar su comportamiento

La autorreflexión no es una fortaleza de las personas arrogantes porque asumen que hicieron todo bien.

En su viaje hacia la superación personal, tómese un tiempo para pensar en cómo actuó hoy.

  • ¿Eras amistoso o al menos aceptabas a los demás?
  • ¿Derribaste a alguien?

Felicítese cuando progrese y resuelva hacerlo mejor al día siguiente cuando cometa errores.

11. Experimenta renunciando al control

Esta práctica puede ser difícil incluso para personas que no serían descritas como arrogantes.

Todos necesitamos un cierto nivel de control en nuestras vidas, pero nadie merece estar totalmente a cargo todo el tiempo.

Simplemente ceda el control en situaciones menores para que pueda acostumbrarse al concepto de dejar que otros tomen la iniciativa de vez en cuando.

12. Fomente su sentido del humor

Tu arrogancia te obliga a tomarte demasiado en serio. Una actitud arrogante también viene con una dura crítica interna.

Está bien reírse de sus pequeños errores. También debe tratar de tomar una actitud ligera hacia los errores de otras personas en lugar de explotarlos como un medio para avanzar.

La gente agradecerá una sonrisa genuina de tu parte en lugar de una sonrisa arrogante.

13. Sé amable contigo mismo

Tu arrogancia te ha enseñado a verte a ti mismo como totalmente perfecto.

Para escapar de este estándar destructivo que no puede cumplir, aprenda a tratarse con delicadeza.

La vida es dura para todos. Perdona tus fallas y trata de hacerlo mejor la próxima vez.

Eres un trabajo en progreso

Ha dado un gran paso adelante en el crecimiento personal al reconocer que necesita reducir el comportamiento arrogante.

Trate de redirigir sus impulsos altivos preguntándose, ¿cómo puedo tener confianza pero no ser arrogante?

Identifica tus talentos y aprende a sacar confianza de ellos. Esta práctica es mucho más saludable que decirte a ti mismo que siempre eres genial.

Reducir su arrogancia llevará tiempo. Sea paciente y dése la oportunidad de experimentar las recompensas de ser una persona más tolerante.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.