Cómo mejorar la inteligencia emocional en el lugar de trabajo

Si quieres salir adelante en tu carrera, desarrollar tus habilidades de liderazgo y fomentar un mejor trabajo en equipo, tu primer paso debe ser mejorar tu inteligencia emocional.

De hecho, muchos estudios han confirmado que las personas con una inteligencia emocional alta disfrutan de más éxito profesional y tienen una ventaja competitiva sobre aquellas con un EQ más bajo.

Allá por 1995, psicóloga y periodista científica daniel goleman publicó una innovadora convocatoria de libros Inteligencia emocional.

el libro estaba en Los New York Times lista de los más vendidos durante un año y medio, con más de 5.000.000 de copias impresas en todo el mundo.

La revisión de negocios de Harvard calificó el trabajo de Goleman sobre inteligencia emocional como “una idea revolucionaria que rompe paradigmas”.

¿Qué es la inteligencia emocional y por qué es tan importante?

En resumen, la inteligencia emocional, o EQ, se refiere a la capacidad de percibir, controlar y evaluar las emociones. Es un componente medible de lo que somos, al igual que lo es el coeficiente intelectual.

El concepto y los criterios de la inteligencia emocional se han estudiado durante décadas. Pero lo que hizo que el trabajo de Goleman fuera tan poderoso fue su aplicación al liderazgo y al lugar de trabajo en casi 200 grandes organizaciones globales.

Goleman descubrió que aunque las cualidades comúnmente asociadas con el liderazgo (inteligencia, decisión, determinación y visión) son necesarias para el éxito, no son suficientes.

Los líderes altamente efectivos también tienen un sólido grado de inteligencia emocional. De hecho, Goleman reveló vínculos directos entre la inteligencia emocional de un líder y los resultados comerciales medibles.

La inteligencia emocional no es necesaria solo para los altos ejecutivos. Es necesario para el éxito en cualquier nivel de su carrera. Los beneficios de la inteligencia emocional incluyen:

  • Mejor regulación emocional
  • Compasión y empatía mejoradas
  • Mejora de la capacidad para trabajar bien con los demás.
  • Un mejor ambiente de oficina en general

Las organizaciones que valoran la inteligencia emocional buscan empleados con un EQ alto para promoverlos desde adentro y prepararlos para roles de liderazgo. Si desea ascender a niveles más altos de responsabilidad en su trabajo, es esencial tener una inteligencia emocional fuerte.

Entonces eso plantea la pregunta: ¿pueden todos tener un alto nivel de inteligencia emocional? Si no la tienes ahora, ¿puedes mejorar tu inteligencia emocional?

Los estudios muestran que aunque su nivel de inteligencia emocional es relativamente firme (basado en la personalidad y la educación), no es inmutable. Si estás dispuesto y deseoso de mejorar, puedes cambiar.

De hecho, los beneficios de mejorar su EQ no se limitan solo a su carrera. Investigar ha demostrado que un EQ más fuerte se traduce en más felicidad general, mejor salud mental y física, mejores relaciones y una disminución en los niveles de cortisol (la hormona del estrés).

5 formas de mejorar tu inteligencia emocional en el lugar de trabajo.

Estas estrategias se basan en los cinco componentes de la inteligencia emocional en el lugar de trabajo de Daniel Goleman.

1. Mejora tu autoconciencia.

La autoconciencia es la capacidad de comprender e interpretar sus propios estados de ánimo, emociones e impulsos internos, y cómo estos afectan a otras personas.

Las personas con un sólido sentido de autoconciencia son generalmente seguras de sí mismas y tienen una evaluación realista de sí mismas, de sus pensamientos y de sus comportamientos.

Esto les permite tener un sentido del humor autocrítico sin perder su sentido de autoestima interior.

Acciones para mejorar el autoconocimiento:

  • Practique notando cómo se siente a lo largo del día y la fuente de sus emociones. Reconoce que las emociones son fugaces y volubles y no deben ser la base de la comunicación o la toma de decisiones.
  • Considere cómo sus emociones negativas (ira, celos, frustración, falta de compromiso, etc.) pueden haber impactado a su jefe, clientes y compañeros de trabajo en el pasado. Reconoce las consecuencias y las repercusiones de tu comportamiento.
  • Piense en las formas en que puede controlar sus emociones en el trabajo para no tener reacciones instintivas o hacer comentarios inapropiados o desagradables.
  • Tome una mirada honesta a sus propias fortalezas y debilidades. Mire las revisiones de desempeño anteriores y solicite comentarios de su jefe y otras personas en su oficina en quienes confíe. Trabaja activamente para mejorar tus áreas débiles.

2. Mejora tu autorregulación.

La autorregulación es la capacidad de controlar o redirigir las acciones y emociones impulsivas que impactan negativamente en su potencial de crecimiento y liderazgo. Esta es la capacidad de “superar” los argumentos mezquinos, los celos y las frustraciones.

Aquellos que tienen un fuerte sentido de autorregulación muestran confiabilidad y un alto grado de integridad. Están abiertos al cambio y dispuestos a aceptar la incomodidad de la ambigüedad y la incertidumbre. Piensan antes de actuar y no toman decisiones impulsivas.

Acciones para mejorar la autorregulación:

  • Practique esperar unas pocas horas o días antes de responder o tomar una decisión cuando una situación es emocionalmente cargada o difícil.
  • Trate de no involucrarse en la política, el drama o el conflicto de la oficina. No permita que su deseo de ser parte del grupo socave su integridad y comportamiento profesional.
  • Acepte que la incertidumbre, las frustraciones y las decepciones son simplemente parte de cualquier ambiente de trabajo. En lugar de quejarse o actuar, haga una lluvia de ideas sobre alternativas o soluciones que podrían ser beneficiosas para usted y su empresa. Presente esas ideas de una manera profesional y tranquila.
  • Encuentre formas de liberar y controlar el estrés fuera del trabajo a través del ejercicio, la meditación, hablar con amigos y familiares y otros pasatiempos o intereses. No permita que el estrés comprometa su ecualización e integridad.

3. Mejora tu motivación.

En este contexto, la motivación es tu pasión y entusiasmo por tu trabajo, más allá de tu posición, estatus o ingresos. Lo impulsa su energía y satisfacción en su trabajo, y persigue metas con persistencia. Te encantan los desafíos y eres muy productivo.

Los líderes y empleados motivados tienen un fuerte deseo de lograr. Son optimistas, pueden superar fácilmente el fracaso y la frustración y están comprometidos con el éxito de la organización.

Están dispuestos a diferir los resultados inmediatos por el éxito a largo plazo. Como resultado, inspiran y motivan a los demás.

Acciones para mejorar la motivación:

  • Identifique lo que le gusta de su trabajo y la razón principal por la que lo encuentra gratificante. Incluso si hay partes de su trabajo que no le gustan, concentre su atención en lo que hace. Piense en formas de pasar más tiempo enfocado en lo que lo inspira y hable con su jefe sobre ideas para facilitar esto, ya que será más efectivo en el trabajo.
  • Practica el optimismo en general. Aunque el optimismo es un rasgo con el que uno nace (o sin él), puede mejorar su nivel de optimismo eligiendo cambiar sus pensamientos y palabras, incluso si tiene que fingir al principio. Sorpréndase hablando y pensando negativamente y reformule conscientemente sus pensamientos y palabras.
  • Establece metas inspiradoras para ti mismo y determina acciones específicas para alcanzar tus metas. Recompénsate por cada hito y logro a lo largo del camino.
  • Reconoce que todo el mundo se siente más atraído por las personas positivas, llenas de energía e inspiradoras. A medida que mejore su motivación, verá que obtiene más atención de los tomadores de decisiones, clientes y compañeros.

4. Mejora tu capacidad de mostrar empatía.

La empatía es la capacidad de comprender y responder adecuadamente a las emociones de otras personas. Tiene la habilidad de tratar a las personas con respeto, amabilidad y profesionalismo.

Un líder o empleado empático tiene la capacidad de identificarse y comprender los sentimientos, deseos, necesidades y puntos de vista de quienes lo rodean.

Son capaces de escuchar bien, relacionarse fácilmente con los demás y evitar estereotipar o juzgar demasiado rápido. También pueden ser buenos para elegir y retener empleados.

Acciones para mejorar la empatía:

  • Trata conscientemente de ver las situaciones desde el punto de vista de la otra persona. Esto es particularmente importante en situaciones de conflicto que pueden crear fácilmente un punto muerto. Reconoce que todos trabajamos a partir del conocimiento y las experiencias que tenemos, en lugar de juzgar a la persona como correcta o incorrecta, buena o mala.
  • Además de mirar el punto de vista de la persona, valídelo. Hágales saber que entiende de dónde vienen y que su perspectiva tiene mérito.
  • Examine su propia actitud y motivos. ¿Quiere simplemente tener razón, probar un punto o ganar la discusión, o está realmente interesado en el mejor resultado o solución, incluso si no es suyo?
  • Practique la escucha activa y reflexione sobre lo que dice la otra persona, para que quede claro que ambos entienden lo que se está comunicando. Cuando las personas se sienten escuchadas, tienden a estar más dispuestas a cooperar y comprometerse.
  • Practique la regla de oro: trate a los demás de la forma en que desea que lo traten a usted en todas las situaciones.

5. Mejora tus habilidades sociales.

Tener buenas habilidades sociales en el lugar de trabajo significa que eres competente en el manejo de relaciones y la construcción de redes. Eres persuasivo y eficaz para iniciar el cambio. También sabe cómo construir y liderar equipos.

Cuando tienes buenas habilidades sociales, normalmente eres un jugador de equipo que quiere ver brillar a los demás. No siempre antepones tus propias necesidades a las del equipo. Eres un gran comunicador y excelente para construir y mantener relaciones.

Acciones para mejorar las habilidades sociales:

  • Una de las mejores maneras de mejorar las habilidades sociales es convertirse en un comunicador eficaz. Aprenda a escuchar atentamente, haga buenas preguntas y sea claro y preciso al brindar información. Asegúrese de que sus habilidades de escritura sean nítidas y de que use un tono adecuado y profesional al escribir.
  • Aprende el elegante arte de la persuasión. La persuasión implica hacer conexiones reales con personas basadas en tu pasión, así como un conocimiento sólido y un razonamiento sólido para tu punto de vista. Aquí hay un gran artículo sobre persuasión.
  • Conviértete en la persona a la que acudir para encontrar soluciones y resolver conflictos. Cuando tienes integridad, eres imparcial y tranquilo, y estás comprometido a encontrar el mejor y más adecuado resultado, la gente comenzará a verte como alguien esencial y conocedor.
  • Comprende a la persona con la que estás hablando. No se puede tener un enfoque único para interactuar con todos en el lugar de trabajo. Debe saber cómo afinar y adaptar una interacción a la persona involucrada, en función de su personalidad, orientación cultural y posición en la empresa. Aquí está un buen artículo en la gestión y comunicación con diferentes personalidades.

¿Estás listo para practicar la inteligencia emocional en el trabajo?

Desarrollar la inteligencia emocional requiere tiempo y compromiso, pero tener un EQ fuerte ahora es una cualidad necesaria para el éxito profesional.

Afortunadamente, puede aprender las habilidades de la inteligencia emocional y comenzar a aplicarlas en su lugar de trabajo de inmediato. A medida que lo haga, comenzará a notar un cambio en la forma en que los tomadores de decisiones y los compañeros de trabajo le responden.

Si no conoce su puntaje de inteligencia emocional actual, puede encontrar una variedad de pruebas de inteligencia emocional para brindarle una línea de base y mostrarle dónde necesita enfocar sus esfuerzos para mejorar.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.