21 maneras de ser un rudo

Escuchas mucho la palabra y no te importaría en absoluto si alguien la usara para describirte.

Pero la pregunta permanece: exactamente qué es un cabrón?

¿Y por qué ser rudo es algo a lo que deberías aspirar?

Más concretamente, ¿qué pasa si no lo haces? sentir como un rudo, pero aún te gustaría ser uno?

Bienvenido a la guía definitiva sobre badassery, sus riesgos y sus beneficios.

Siga leyendo para aprender cómo ser un tipo rudo en cada área de su vida, sin importar los desafíos que pueda enfrentar.

¿Qué hace que alguien sea un rudo?

Aprender a ser una chica ruda (o una ruda de cualquier tipo) te ayuda a convertirte en todo lo que naciste para ser, poniendo tus fortalezas y visión únicas a trabajar para mejorar el mundo.

A medida que descubras tu rudo interior, verás algunos o todos los siguientes rasgos en ti mismo:

  • Ves los obstáculos como oportunidades para aprender y crecer.
  • No pierdes el tiempo en quejas ni juicios.
  • No te comparas con los demás (favorable o desfavorablemente).
  • Tú creas tu propio estilo único y te pones lo que te gusta.
  • Tratas a los demás como iguales, no como obstáculos o competencia.

Ser rudo no se trata de andar en motocicleta y usar cuero (real o vegano); está en tu actitud, en cómo tratas a las personas (incluyéndote a ti mismo) y cómo respondes a un desafío.

Tenga en cuenta también que lo que lo convierte en un rudo también puede convertirlo en un objetivo para las personas que quieren que cumpla con sus expectativas egocéntricas de los demás. Si te ves, suenas o actúas muy diferente de esos ideales, es probable que respondan con críticas y juicios negativos.

Sin embargo, como rudo, reconoces que su opinión sobre ti no se trata realmente de ti. Entonces, no te detengas en eso. Tienes mejores usos para tu espacio mental y tu energía.

Cómo ser un rudo: 21 mentalidades y acciones

Mire a través de las siguientes 21 mentalidades y acciones rudas para ver cuáles ya ha comenzado a hacer parte de su vida, y cuáles aún le esperan.

1. Sé fiel a ti mismo.

No intentes ser lo que los demás esperan que seas. Ama a la persona que eres y haz que tu objetivo sea aprender todo lo que necesitas para aprender a convertirte en la persona. Uds quiero ser.

Los rudos no se disculpan por ser quienes son o por no cumplir con las expectativas de otra persona, que saben que no tienen nada que ver con ellos. No necesitan la validación de los demás para honrar su verdadero ser y dejar que brillen.

2. Hágase las preguntas difíciles.

Ser rudo significa hacer las preguntas difíciles que necesita hacer para conocerse realmente a sí mismo y ver qué áreas aún necesitan atención:

  • ¿Hay alguien en tu vida con quien no eres completamente honesto?
  • ¿De qué manera estás ocultando (o editando) tu verdadero yo?
  • ¿Dónde estás comprometiendo o minimizando tus valores fundamentales?

La ruda no tiene miedo de llegar al núcleo de quién es ella y quién quiere ser.

3. Identifica y defiende tu verdad.

Los siguientes ejercicios pueden ayudarte a tener claro quién eres y qué es lo que más te importa:

  • Mire a través de una lista de valores e identifique aquellos que resuenen con usted.
  • Piense en cuándo se ha sentido más feliz o más como usted mismo.
  • Piensa en cuando te has sentido falso o inauténtico.

¿Alguna vez has actuado para complacer a otra persona? ¿Qué valores tuviste que minimizar o incluso comprometer para mantener la paz? ¿Y cómo harás las cosas de manera diferente ahora?

4. Comparte tu verdad con el mundo.

Encuentre una plataforma pública que se adapte a usted (un blog, vlog, plataforma de redes sociales, etc.) y comparta su verdadero yo con el mundo. Con un blog, puede compartir historias sobre lo que está aprendiendo, lo que está haciendo y lo que quiere hacer.

Piense en cómo sus experiencias podrían ayudar a otros a sentirse menos solos, incluso si esas mismas historias pueden exponerlo a la crítica.

5. Prioriza encontrar tu propósito en la vida.

Escriba una declaración de misión personal y guárdela donde la verá todos los días y durante todo el día, sin importar lo que esté haciendo.

Una breve declaración de misión es lo suficientemente fácil de recordar y repetirse cuando se siente confuso o perdido.

Repetirlo (en voz alta o en tu mente) debería darte una nueva explosión de energía. Porque te recuerda quién eres, quién quieres ser y qué quieres lograr.

6. Fíjese metas audaces y persígalas con todo lo que tenga.

La ruda se fija metas que harían que la persona promedio se retorciera un poco o dijera cosas como: “Tienes que ser extra, ¿no?” La respuesta corta es sí.”

Establece metas que te asusten un poco y te hagan preguntarte cómo vas a llegar allí. Confías en que es posible para ti, incluso si está mucho más allá de donde estás ahora mismo.

Con esos objetivos en mente, toma medidas decididas todos los días para acercarse a ellos.

7. Practica la gratitud y la atención plena todos los días.

El rudo no pierde el tiempo lamentándose por el tiempo perdido o las oportunidades. Se centran en el presente, en lo que tienen y en lo que pueden hacer ahora.

Cuanto más agradecido estás por lo bueno en tu vida, más rudo te vuelves. Así que acostúmbrese a decir las palabras “Gracias” todos los días y durante todo el día.

Y no olvides expresar gratitud por la persona que eres ahora.

8. Apoya y lucha por las causas en las que crees.

Pon tu dinero y tu tiempo donde te lleven tus valores. Una forma de expresar gratitud por tu dinero es compartirlo con aquellos que tienen menos y apoyan las causas en las que crees.

También puedes mostrar tu apoyo uniéndote a las protestas, publicitando causas dignas con letreros o calcomanías, o haciendo algo para mostrar solidaridad o hacer que tu apoyo sea obvio.

9. Describe con gran detalle la vida que quieres para ti.

Escribe sobre la vida que deseas, no solo en términos generales, sino con detalles ricos y gloriosos. Imagínese viviendo esa vida en el presente y describa lo que ve.

Si te ayuda, aborda una parte de tu vida a la vez, usando esta lista para ayudarte a llevar un registro:

  • Vida profesional e ingresos
  • Personas / Relaciones
  • Hogar y vecindario
  • Salud, estado físico y cuidado personal
  • Educación / Enriquecimiento
  • Vida espiritual y prácticas

10. Describe tu día perfecto como rudo.

Describa por escrito cómo se ve su mañana perfecta de principio a fin: desde sus rituales matutinos, sus comidas y tiempo de inactividad y las personas con las que los comparte, el trabajo que hace, los desafíos que enfrenta y cómo los enfrenta, todo el camino hasta su rituales nocturnos y lo último que haces.

Con una visión clara de tu día perfecto, puedes hacer cambios en tus rutinas diarias para acercarte a ese ideal.

11. Conozca sus fortalezas.

No minimices tus puntos fuertes. Un rudo sabe en qué es bueno, y no deja que esas fortalezas descansen ociosamente en ella. Los utiliza de una manera que no solo la beneficia a ella, sino también a las personas que le importan.

No pierde el tiempo fingiendo que sus puntos fuertes “no son gran cosa”. Ella ve su valor y dedica tiempo y energía a aprender cómo aprovecharlos al máximo.

Más artículos relacionados

147 citas de Badass para tu rebelde interior

45 Sé audaz Citas y refranes

67 Citas alentadoras de Nunca te rindas

12. Conoce tus debilidades.

Los rudos no son perfectos, y lo saben. Reconocer sus debilidades le facilita ver cómo las fortalezas de los demás pueden ayudarlo a obtener un mejor resultado.

La ruda no siente la necesidad de hacer todo a la perfección por sí misma. Ella ve el valor en la fortaleza de otra persona y les ayuda a verlo también.

13. Cultiva la fuerza mental.

Mire de cerca dónde está y dónde quiere estar. Para acercarse a este último, deberá reconocer lo siguiente con honestidad:

  • ¿Qué te está deteniendo?
  • ¿A qué te aferras que no te está sirviendo?
  • ¿Qué se necesita para llegar a donde quieres estar?

Los rudos cultivan la autodisciplina porque valoran sus objetivos más que estar cómodos.

14. Cultiva una sana confianza en ti mismo.

No pierdas el tiempo con diálogos internos negativos o falsa humildad. La rudeza y la auténtica confianza en uno mismo van de la mano.

La confianza real va más allá de tu atuendo o una bravuconería de fingir hasta que lo logres.

Se trata de conocer su valor, conocer sus puntos fuertes y saber que tiene tanto derecho como cualquiera a hacer oír su voz y explorar su potencial hasta el final.

15. Pon tu vida en orden.

Con eso, nos referimos a poner sus prioridades en el orden correcto. Pon las cosas más importantes primero. Una cosa es hacer una lista de sus prioridades en orden de importancia; es otra cosa mucho más difícil vivir de una manera que refleje ese orden.

Significa dejar de lado las cosas que le quitan tiempo a las cosas más importantes, para que su vida y la forma en que gasta su tiempo muestren lo que más valora.

16. Concéntrese en sus mayores prioridades.

Una vez que haya enumerado sus prioridades en orden de importancia, haga una lista de todo lo que hace cada día. Subraye las cosas que cumplen con una de las tres prioridades principales y encierre en un círculo las que cumplen con una de las tres últimas.

No estamos diciendo que nunca puedas pasar tiempo viendo televisión. Pero prestar la debida atención a sus principales prioridades puede significar cambiar la forma en que pasa gran parte de su tiempo.

17. Concéntrese en UNA cosa importante a la vez.

Por importante que sea concentrarse en las cosas más importantes y dedicarles más tiempo, solo puede prestarle toda su atención a una cosa a la vez.

La multitarea no es una gran virtud; es una receta para el desastre (o, en el mejor de los casos, resultados mediocres).

Haz una cosa a la vez, y hazla bien. Dale toda la concentración que puedas reunir y trátalo como si fuera lo último por lo que serás recordado.

18. Aprende a reenfocarte cuando la vida te empuja en diferentes direcciones.

Si no tiene claro lo que quiere lograr y cómo lo va a hacer, es mucho más probable que deje que su atención se desvíe hacia una de las nuevas y brillantes alternativas que la vida puede ofrecerle.

Incluso cuando sabes lo que quieres, es posible que divagues un poco, por lo que debes saber cómo reconocer esas distracciones por lo que son, tomar un poco de holgura (por ser humano) y volver a concentrarte en lo que corresponde.

19. Si no ve un camino a seguir, haga uno.

El rudo tiene en mente el panorama general y sabe a dónde quiere ir. Pero a veces, la disposición del terreno no coincide con su sistema de guía interno.

Cuando el camino en el que estás te lleve a una pared, busca una forma de atravesarla. Y si no ve un camino abierto para usted, y su objetivo está al otro lado, encuentre la manera de hacer uno.

20. Sepa cuándo decir “No”.

Dado que conoce sus prioridades y cómo quiere pasar su tiempo, es más fácil reconocer las ofertas e invitaciones que no están alineadas con esas prioridades.

Cuando sabe que honrar sus prioridades conducirá al mejor resultado, no solo para usted sino también para las personas que ama, es más fácil decir “No” a las distracciones.

21. Sigue adelante, incluso cuando parezca imposible.

Cuando la vida te derriba o te tira la alfombra debajo de los pies (les pasa, incluso a los rudos), no pierdas el tiempo buscando a alguien a quien culpar o castigar por tu caída.

Solo vuelve a levantarte. Luego concéntrese en dar otro paso adelante, y luego otro.

No se preocupe por la rapidez con la que se está moviendo o cuánto tiene que mostrar por ello. Solo sigue moviéndote en la dirección que quieres ir.

¿Listo para ser un rudo?

Ahora que sabes cómo ser un rudo, ¿cuál de los pasos descritos anteriormente ya has tomado o comenzado? ¿Cuál de ellos te ha resultado más desafiante?

No eres el único que descubre que el camino de los rudos es difícil. No es para aquellos que tienen miedo de correr riesgos o salir lastimados. Aunque ya lo sabías. No eres ajeno al sufrimiento, la humillación o las dificultades.

Lo único que temes es permitirte conformarte con menos de lo que puedes hacer.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.