13 razones para ser siempre amable

No sabes por lo que están pasando los demás cuando son irritantes, desagradables o de mal genio.

No es sobre ti. Casi nunca lo es, y eso es bueno.

Desafortunadamente, las interacciones negativas con los demás son inevitables, pero tenemos poder sobre cómo respondemos a ellas.

Ya sea que un tipo te interrumpió en el tráfico o que el mesero olvidó tu pedido de bebidas, nunca sabes por lo que alguien está pasando hasta que te pones en sus zapatos.

Antes de gritar obscenidades desde la ventana de su automóvil o dejar una mala propina, considere lo que podrían haber pasado hoy y el impacto positivo que podría tener el cuidarlos.

Aquí hay algunos ejemplos de lo que podrían estar enfrentando:

  • Una emergencia familiar, una mala ruptura, problemas con el auto, etc.
  • Depresión o ansiedad
  • Acaban de tener un mal día

Antes de reaccionar con alguien que bien puede merecer su ira, considere una alternativa que muestre más compasión y empatía.

Hay muchas buenas razones para elegir la benevolencia sobre la ira.

Nunca sabes por lo que está pasando alguien: 13 razones para elegir la amabilidad

1. Ser amable promueve la atención plena

La amabilidad requiere práctica. Cuando elige interactuar con los demás con una actitud positiva, se vuelve más consciente de sus pensamientos y comportamientos.

Ser amable con alguien te permite estar en contacto con tu ser empático.

La empatía crea un espacio para reflexionar sobre tus encuentros y cómo influyes en la vida de los demás, fomentando una respuesta más atenta y consciente.

2. Una actitud negativa inhibe el crecimiento

Las palabras y acciones mezquinas a menudo surgen de la inseguridad personal. Cuando no abordamos nuestras emociones o no nos hacemos cargo de nuestra curación, a menudo descargamos nuestro dolor sobre los demás.

Ser amable con los demás es un ejemplo para que seamos mejores con nosotros mismos. Una vez que nos otorgamos compasión a nosotros mismos, nuestro potencial de crecimiento es ilimitado.

Practica esta mentalidad tratándote bien a ti mismo y a los demás. Todos tenemos pasados ​​dolorosos, pero es cómo te conduces por el mundo en el presente. ¿Estás trayendo sanidad o daño?

3. La amabilidad promueve el diálogo

Como seres humanos con una amplia gama de experiencias entre nosotros, a menudo no estamos de acuerdo. Las diferencias de opinión son normales. Si alguien dice algo con lo que no está de acuerdo, responda con comprensión y amabilidad.

Si quieres convencerlos de tu lado, primero debes tratar de entender el de ellos. Sin embargo, si respondes con condescendencia o con ira, es posible que no quieran participar.

El debate es una parte saludable de las relaciones, siempre y cuando cada persona se siente a la mesa con respeto por el otro.

4. Refuerza la conexión

En muchos sentidos, nuestro mundo está intrincadamente conectado. Todos los humanos en la Tierra caminan juntos, y estamos unidos en una experiencia compartida única de conciencia.

Intenta cambiar una mentalidad individualista en la que el único que importa eres tú. Cuando te ves a ti mismo como parte de una comunidad conectada, ser amable con los demás se convierte en una segunda naturaleza. Es esencial animarnos unos a otros.

La forma en que tratas a los demás es a menudo un reflejo de cómo te ves a ti mismo.

5. La amabilidad tiene un efecto mariposa

Todos hemos oído que la amabilidad es contagiosa, pero es más que eso. Un buen acto puede causar una gran onda, cambiando el curso no solo del día de una persona, sino de muchas.

La bondad se multiplica. Vigila lo que arrojas al universo, ya que a menudo se te devuelve lo mismo. Comience una cadena de acciones positivas y haga algo bueno por alguien hoy.

6. Te vuelves más consciente de ti mismo

¿Alguna vez has tenido un día en el que parecía que nadie te daría un descanso? Tal vez fue un par de semanas o incluso un par de meses.

Cuando ha atravesado tiempos difíciles, un pequeño acto de cortesía puede marcar la diferencia.

Cuando estás pasando por un momento difícil, es fácil volverse gruñón. Sea empático con aquellos que tienen dificultades para salir de un bajón. Muéstreles cuidado y consideración; puede tener un gran impacto.

Más artículos relacionados

Lista de 25 buenos rasgos de carácter esenciales para la felicidad

12 de los valores más importantes para vivir

¿Qué es el respeto y por qué es importante?

7. Se necesita menos energía

Tomar el camino bajo es mucho más trabajo de lo que piensas. Cuando nos detenemos en las acciones de los demás y elegimos la ira, nuestras mentes están en confusión por mucho más tiempo y puede ser agotador.

Tu espacio mental es precioso, así que no lo desperdicies en resentimiento. La bondad está en nuestra naturaleza. Es mucho más fácil ser amable que permanecer enojado.

8. No sabes la diferencia que podría hacer

Nuestros peores días pueden convertirse en grandes días después de una palabra de aliento o una mano amiga. Esta consideración nos recuerda que todos estamos conectados.

Las acciones más pequeñas pueden tener los impactos más significativos y cambiar el día completo de alguien. Nunca sabes cuánto bien haces.

A veces pensamos que decir algo malo o pasivo-agresivo se sentirá bien en ese momento, especialmente cuando la situación ya se siente como una causa perdida.

Podrías dar un portazo al salir o dejarla entreabierta para volver a entrar.

9. Elegir la gracia empodera a otros a hacer lo mismo

Cuando le das gracia a alguien, lo ves como digno de amor y bondad, incluso cuando su comportamiento es menos que considerado. Mostrar esta gracia a los demás inspira a los que te rodean a emularte.

No tienes que ser una celebridad para ser un modelo a seguir para los demás. Ya sea que haya niños en tu vida que te admiren o que tengas amigos y compañeros de trabajo que te presten atención, tu comportamiento es un ejemplo.

Somos observadores naturales y notamos las acciones consideradas de los demás. Si eres desagradable con una persona en tu vida, los demás pueden preguntarse si los tratarás de esa manera también. Sea siempre considerado y establezca un precedente sobre cómo quiere que lo traten los demás.

10. La amabilidad puede convertirse en amistad

La soledad fomenta el dolor interno y la negatividad externa, y a veces se siente más fácil llevar ese dolor con nosotros en nuestras interacciones con los demás.

Cuando llevamos ese dolor en nuestra vida diaria, a menudo alejamos a las personas o nos volvemos demasiado necesitados. La persona puede no sentirse digna de amistad y amor e incluso puede sabotear las relaciones para protegerse.

Ábrete a los demás tratándolos bien a pesar de sus comportamientos. Un acto de consideración hacia un extraño o conocido que parece infeliz o amargado puede eventualmente transformarse en amistad.

11. La mezquindad no sirve a nadie

Ser malo puede sentirse bien en este momento. Hay algo extrañamente satisfactorio en una buena respuesta al mal comportamiento de alguien. Pero combinar una crueldad con otra no ayuda a ninguno de los dos.

En última instancia, esa fracción de segundo de satisfacción que proviene de poner a alguien en su lugar se desvanece rápidamente. El ego siempre deseará protegerse a sí mismo.

Con la práctica, puedes dejar el ego a un lado y reconocer que es probable que haya dolor detrás del mal genio de alguien.

No hay nada mejor que la satisfacción de saber que alegraste el día de alguien o al menos no lo empeoraste. Se amable; nunca se sabe lo bueno que puede hacer.

12. La comprensión y la consideración están validando

Piensa en cómo te sientes cuando alguien te dice: “Sé por lo que estás pasando”. Solo escuchar esas palabras te da la sensación de ser escuchado y comprendido.

Puede ser más difícil decirle esto a alguien que está expresando su dolor con comportamientos tóxicos o difíciles. Pero incluso decir a alguien como: “Parece que te sientes realmente molesto. Solo puedo imaginar lo que podría estar pasando en tu vida. Estoy aquí para escuchar si quieres hablar de eso”.

Simplemente reconocer que hay más detrás de su negatividad o enojo puede ayudar a liberar a la persona de los confines de su dolor interior.

13. Revela el valor inherente de todos

La última razón para ser amable es simplemente: porque. Todos merecen ser tratados con dignidad y respeto. No tienes que conocer la historia de alguien para ser decente con ellos o para contener la ira o la mala voluntad.

Alguien no tiene que estar pasando por un momento difícil para ser digno de tu buena voluntad. La amabilidad es gratuita y debe ofrecerse porque es tu forma de ser.

Sé amable con todos, nunca se sabe.

Es muy probable que cualquier persona con la que te encuentres esté lidiando con algún problema, decepción, tragedia o dolor interior. Todos estamos heridos de alguna manera, y los desafíos de la vida siempre están presentes.

no sabes qué otros están pasando, pero puedes adivinar que están pasando algo. No necesitas especular para ser amable con ellos.

La elección de ser amable puede tener un impacto más significativo de lo que crees. Ofrece a los demás lo que esperas recibir a cambio invirtiendo en la humanidad de todo lo que encuentres.

Todos somos dignos de la bondad de los demás.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.