11 signos de malas habilidades de comunicación (con ejemplos)

La autorreflexión juega un papel en la resolución de problemas.

Un examen de sus pensamientos y comportamiento podría revelar si está contribuyendo o no a sus problemas.

En el caso de dificultades de comunicación, puede preguntarse por qué sus conversaciones no producen los resultados deseados.

Puede sentirse no escuchado o incomprendido.

Tal vez las discusiones comiencen cuando no tenías intención de causar un conflicto.

Si las malas habilidades de comunicación están saboteando su vida, identificar sus errores lo ayudará a adoptar mejores estrategias de comunicación.

¿Qué es un mal comunicador?

Las personas con habilidades de comunicación deficientes pueden tener dificultades por muchas razones, incluido el miedo al conflicto, la impaciencia o ser criadas por personas con hábitos de comunicación débiles.

Cualesquiera que sean las fuentes de las fallas, ciertos comportamientos indican una comunicación débil.

Debido a que la comunicación exitosa durante un conflicto es tan vital, investigadores universitarios observó cómo los malos patrones de comunicación impactaron las relaciones. Las formas de comunicación más destructivas contienen:

  • Desprecio
  • Crítica
  • actitud defensiva

Cuando las personas exhiben estos comportamientos, hacen que la resolución de conflictos sea casi imposible. Por lo general, empeoran el problema al reducir la posibilidad de una conversación productiva.

Estos patrones hieren los sentimientos de las personas y no permiten que ninguna de las partes aborde el problema central.

Ejemplos de habilidades de comunicación deficientes

El escritor de negocios y comunicaciones Preston Ni, autor de las publicaciones “Cómo comunicarse de manera efectiva y manejar personas difíciles” y “Cómo manejar con éxito a personas pasivo-agresivas”, proporciona muchos ejemplos de comunicación dañina.

Las declaraciones de sus libros ilustran cómo el desprecio, la crítica y la actitud defensiva envenenan las conversaciones.

Ejemplo 1: “Nunca sabes lo que estás haciendo”. Tal declaración muestra desprecio al atacar la competencia de una persona en todas las situaciones.

Ejemplo 2: “Hiciste algo realmente estúpido”. Esta declaración critica a una persona que puede haber estado buscando simpatía y ayuda.

Ejemplo 3: “Eso no es cierto”. Una declaración defensiva como esta cambia la comunicación a un argumento sobre los hechos en lugar de los resultados.

11 señales de que alguien es malo para comunicarse

Si muestra signos de mala comunicación en una relación, entonces tiene margen de mejora.

Enseñarte a ti mismo a comunicarte de manera más reflexiva podría evitarte discusiones y fortalecer tus relaciones.

1. No prestas atención a la persona que te habla.

Comunicas desinterés cuando te permites distraerte con tu teléfono, la televisión u otras personas.

Los buenos comunicadores dejan a un lado sus teléfonos y se desconectan de otras distracciones para poder prestar atención a un orador.

2. Utiliza declaraciones universales.

Una declaración universal describe decir algo que suena como si se aplicara en todo momento a la persona. “Nunca haces lo que te pido” es una afirmación universal.

Este tipo de lenguaje amplio etiqueta a alguien con un rasgo absoluto. En realidad, la persona puede cumplir con las solicitudes de vez en cuando. El resultado es que una persona se siente incapaz de recibir crédito por sus buenas acciones.

3. Asumes que sabes lo que quiere decir la otra persona.

Este hábito es hostil a una relación positiva. Puede proyectar una conclusión basada en sus sentimientos en lugar de lo que alguien realmente pretendía.

Hacer suposiciones bloquea su capacidad para considerar la explicación de una persona. Tendrá dificultades para lograr la comprensión cuando se cierra a la nueva información.

4. A menudo interrumpes a la gente.

Este mal patrón podría relacionarse con hacer suposiciones. Puede suponer que sabe lo que alguien quiere decir y desea omitir la larga explicación.

Si eso no es lo que te motiva a interrumpir, probablemente no sepas escuchar.

Te enfocas demasiado en lo que quieres decir y no puedes esperar tu turno para hablar. Cuando interrumpes demasiado a la gente, aprenden a dejar de hablarte porque no estás escuchando.

5. No estás dispuesto a comprometerte.

Una buena parte de la comunicación implica llegar a compromisos. El tema podría ser menor, como dónde ordenar la cena, pero sigue sin estar dispuesto a ceder.

Todos tienen ocasiones en las que no pueden comprometerse, pero las relaciones dependen de equilibrar las necesidades de ambas personas.

Para superar su actitud rígida, piense por qué está tan apegado a salirse con la suya en una situación particular. ¿El problema realmente merece su compromiso inquebrantable?

6. No haces buenas preguntas.

Puede ser un buen oyente y agradable para interactuar. Sin embargo, sus comunicaciones con los demás se quedan cortas porque no hace preguntas para obtener una mayor comprensión.

Los buenos comunicadores van más allá de preguntas comunes como “¿Cómo estás?”

Para aprovechar al máximo las conversaciones, debe sondear para obtener más información. Preguntas abiertas como, “¿Qué desafíos enfrentas?” invitar a una persona a brindar más información sobre sus pensamientos, sentimientos y experiencias.

Si siente que su comprensión de una situación es superficial, no abandone la conversación. Sigue haciendo preguntas. Sus experiencias de comunicación difíciles en el pasado pueden ser el resultado de las cosas apresuradas.

7. Te gusta jugar la carta del “qué pasa con el”.

Whataboutism es una técnica defensiva destinada a desviar quejas, acusaciones o demandas de acción.

Por ejemplo, si tu pareja dice: “¿Por qué no lavaste los platos?” dices: “¿Qué hay de pasar la aspiradora por el auto? Dijiste que aspirarías el coche.

Cuando haces esto, te niegas a asumir la responsabilidad. Esta negativa es un movimiento tóxico porque torpedea cualquier posibilidad de una conversación positiva sobre el tema original.

8. Pides permiso cuando no deberías.

La comunicación ineficaz está llena de frases como “¿Estaría bien si…” o “¿Te importaría si lo hiciera…”?

Estas frases te preparan para el fracaso porque le dan a la otra persona la oportunidad de decirte que no. El resultado es una mala comunicación porque no obtuviste lo que querías.

Trate de fortalecer sus habilidades de comunicación expresando sus deseos y explicando por qué son importantes para usted.

9. Te enfocas en la persona en lugar del problema.

Una conversación generalmente tiene un tema, como adónde quiere ir de vacaciones o quién debe llevar a los niños a la práctica de fútbol.

Si no te gusta lo que alguien te propone, trata de evitar atacar a esa persona. Una meta u opinión declarada no representa toda la personalidad o el valor de esa persona.

Cuando te enfocas en la persona, puedes caer en críticas injustas. Para mejorar la comunicación, debe considerar el tema sin juzgar a la persona en su totalidad.

10. Desprecias los sentimientos de los demás.

Su mala comunicación a veces puede molestar a las personas. Puedes suponer que alguien apreciaría tu broma, pero cuando esa persona trata de explicar que fuiste grosero, intentas cerrar la conversación diciendo: “Oh, vamos, ¿no puedes aceptar una broma?”.

Esta táctica invalida los sentimientos de una persona y destruye efectivamente la conexión con los demás.

Vas más allá de no ser receptivo a la conversación. Te niegas a aceptar la premisa de la conversación como real.

Nunca descartes los sentimientos de alguien porque no puedes determinar la realidad de las emociones de otras personas.

11. Piensas que la gente debería saber lo que quieres.

Las relaciones pueden deteriorarse y convertirse en sentimientos heridos y necesidades insatisfechas cuando las personas se niegan a decir lo que les molesta o lo que quieren.

Puede estar ocultando la información porque anhela que la otra persona reconozca su angustia. Desafortunadamente, la gente no puede leer la mente. Podría ahorrarse muchas dificultades expresando claramente su queja.

¿Cómo lidiar con un mal comunicador?

Es posible que no puedas cambiar a las personas, pero puedes ayudarlas. Cuando se siente frustrado por un mal comunicador, puede apoyarse en algunas técnicas para superar una conversación difícil.

No todos los comunicadores inferiores son iguales. Algunos evitan la conversación. Para ayudar a las personas con los labios apretados, puede:

  • Sea respetuoso con su tiempo y sus emociones.
  • Explica con precisión lo que necesitas saber o deseas.
  • Haga preguntas para obtener más información.
  • Escriba una nota porque algunas personas absorben mejor la comunicación escrita que las palabras habladas.

Para los malos comunicadores que tienden a ponerse a la defensiva, arrebatos emocionales o interrupciones, es necesario:

  • Haga valer cortésmente su derecho a hablar.
  • Dirija las conversaciones de vuelta al tema.
  • Calmadamente pida la atención de la persona.
  • Explique la importancia del tema.
  • Enfatiza que no estás atacando a la persona.
  • Pida centrarse en las soluciones.

Responder en lugar de reaccionar

Tu reacción emocional podría hacer que alguien desista de intentar transmitir algo importante.

Demasiado de lo que sale de nuestra boca es una reacción instantánea. Una mejor comunicación requiere estrategia y expectativas razonables.

La comunicación sigue una fórmula de escuchar, pensar y luego responder. Cualquier falla en este sistema puede herir sentimientos y hacer que las soluciones sean difíciles de alcanzar. En el futuro, controle lo que dice.

Cada vez que te des cuenta de que usas habilidades de comunicación deficientes, opta por buscar la comprensión aceptando las emociones de otras personas y mostrando una curiosidad genuina sobre lo que tienen para compartir.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.